Panamá tiene ya su laboratorio para prueba de ADN vegetal y animal

El ministro de Desarrollo Agropecuario, Augusto Valderrama, inauguró la Primera fase del Laboratorio de Secuenciación de Última Generación a través del Proyecto Huella del ADN en beneficio de la agricultura panameña.

«La inauguración de este laboratorio representa un paso importante para el fortalecimiento de los laboratorios del MIDA en aras de garantizar nuestra producción e inocuidad de los alimentos», afirmó Valderrama.

La Dirección Nacional de Sanidad Vegetal del MIDA, a través del Proyecto Huella de ADN en la agricultura desarrollará de forma sostenible y amigable con el medio ambiente, un proceso de demostración y evaluación de alternativa para elevar la productividad y la rentabilidad de los productores dedicados al cultivo de ñame.

Valderrama señaló que este laboratorio servirá tanto a Sanidad Vegetal como a Salud Animal, que pone al país a la vanguardia mundialmente en cuanto a la detección de plagas y enfermedades en los productos, además que detecta los virus y hongos benéficos en la producción.

El titular del MIDA destacó que como parte de estas investigaciones en el caso de Darién en producción de ñame se ha pasado de producir 150 quintales por hectárea a 300 quintales, beneficiando a muchos productores y esto es parte de la modernización y tecnificación que impulsamos en el MIDA.

Por su parte, el director de Sanidad Vegetal, Olegh Aguilar, explicó que todo organismo está formado por una o más células y el núcleo de cada célula contiene información genética “heredable” –secuencias de ADN- que forman la base para el desarrollo de los seres vivos. 

Agregó que con el objetivo de maximizar tanto el rendimiento como aprovechamiento de las plantas, animales y microorganismos, la secuencia de ADN es útil para comprender e intervenir en los procesos biológicos fundamentales.

En los años 70 fue descubierto el método de secuenciación y desde ese momento en la historia ha evolucionado hasta el presente, gracias a la innovación y la tecnología se ha logrado alcanzar la llamada secuenciación de última generación (NGS) o la cual entre muchas aplicaciones ha permitido obtener un elevado avance en los diagnósticos, tanto en rapidez como en su confiabilidad.

Por su amplitud esta tecnología permite el más amplio espectro de usos prácticos, para la comprensión y utilización de los genes presentes en animales, plantas y microorganismos.

Esto ha motivado que Sanidad Vegetal del MIDA implemente dentro de su estructura la Primera fase de Laboratorio de Secuenciación de Última Generación a través del Proyecto Huella del A DN en beneficio de la agricultura panameña.