MIDA declara estado de emergencia nacional fitosanitaria por brote de ‘huanglongbing’, en El Valle de Antón

Panamá, jueves 25 de marzo de 2021.   El Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), a través de la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal (DNSV), ha declarado estado de emergencia nacional fitosanitaria, con activación y ejecución del plan de acción, para atender un segundo brote de la enfermedad conocida como huanglongbing (HLB) de los cítricos, que se detectó en el traspatio de una residencia ubicada en El Valle de Antón en la provincia de Coclé. 


La enfermedad que se detectó a inicio de marzo de 2021 es ocasionada por la bacteria candidatus liberibacter, que es transmitida por el insecto vector, conocido como el psilido asiático de los cítricos diaphorina citri, que solo afecta a las plantas de los cítricos y no existe ningún riesgo para la salud de los seres humanos.


Ante la aparición del brote, que se dio a conocer en un diagnóstico emitido por el laboratorio oficial de la DNSV, la Regional del MIDA en Coclé y el apoyo del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), se ha recomendado a los productores de naranjas y limones que apliquen las tres las principales estrategias para el manejo integrado de la plaga.


Se trata de la erradicación de las plantas enfermas, control del vector y la utilización de plantas sanas, es decir que hayan sido producidas bajo condiciones controladas y que tengan un seguimiento del MIDA dentro de los viveros o casas mallas, para que al final se obtenga plantas genéticamente puras y fitosanitariamente libres de plagas.

Los especialistas han explicado que se deben hacer las inspecciones en los campos para atender la emergencia fitosanitaria, manteniendo alianzas estratégicas con las principales empresas productoras de cítricos y viveros de plantones certificados para alertar, coordinar actividades de vigilancia e inspección a lo interno de sus plantaciones.


De igual manera que se dé a conocer con las autoridades locales del Valle de Antón, para apoyar todas las actividades técnicas que se desarrollen, se determine el grado de dispersión de la plaga, mediante inspecciones aleatoria que al inicio debe ser en un rango de 16 kilómetros a la redonda del foco inicial.  


Además, se indica que es necesario la aplicación de insecticidas botánicos a plantas enfermas, posterior tala y destrucción, para eliminar los focos de infestación.

Las autoridades han recomendado la revisión de todos los viveros existentes en la zona, verificando que no tengan a la venta plantones de cítricos que no cumplan con la normativa para la producción de plantones utilizando el concepto de plantas sanas.


Tanto la DNSV, la Regional del MIDA en esa provincia y Oirsa, han solicitado que mantengan en los sitios de esa región del país, los control de movilización en puntos estratégicos para evitar el movimiento de material propagativo infestado hacia las áreas de producción libres, en coordinación con la dirección Ejecutiva de Cuarentena Agropecuaria.

Es importante destacar que la enfermedad fue detectada en Panamá por primera vez en el año 2016, específicamente en los corregimientos de Guabito y Las Tablas en el distrito de Changuinola en la provincia de Bocas del Toro. Esto género que el MIDA en aquel entonces emitiera la resolución N°. OAL-039-ADM-2016 del 3 de febrero de ese año, en la que se declaró la primera alerta sanitaria.


La detección de este nuevo brote constituye una amenaza para la producción citrícola en Coclé, que se estima en unas 6,930 hectáreas de cítricos entre naranja y limones, lo que representa el 44% de total sembrado a nivel nacional.


La HLB de los cítricos es considerada actualmente como la enfermedad más desbastadora de los cítricos a nivel mundial, estimando sus daños en un rango del 40 al 100 % de la producción, dependiendo del manejo y la especie cítrico-evaluada.