En Parque Summit capacitan a aplicadores terrestres plaguicidas


Un total de 30 personas que dan mantenimiento a las áreas verdes incluyendo los viveros, del Parque Summit, Ciudad del Saber, Universidad de Panamá y Biomuseo, participaron de una capacitación para recibir su certificación que los acredita como aplicadores terrestres de plaguicidas a través del Proyecto de ATPLAG, que ejecuta el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) a través de la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal.

De acuerdo a el encargado del Proyecto, Ing. Manuel Rodríguez, estas capacitaciones son muy importantes porque, aunque realicen aplicaciones con productos orgánicos todos deben llevar una certificación ya que de igual forma puede haber afectaciones hacia los seres humano u otras especies, porque si se usa plaguicidas con ajo o ají picante, si le cae en los ojos y manos puede producir alergias por lo tanto debe haber un nivel de seguridad.

Agregó que esto se realiza cumpliendo con el Resuelto 042 del 14 de septiembre de 2011 que señala que: “Todo aplicador de plaguicidas por vía terrestre en Panamá, para poder operar como tal, deberá estar certificado por la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal del MIDA”.

Para recibir esta certificación se debe: Participar en un Curso de Capacitación en aplicación terrestre de plaguicidas, con una duración de 30 horas; aprobar un examen técnico escrito u oral; ser panameño, mayor de 18 años, si es extranjero presentar permiso de trabajo; saber leer, escribir y tener conocimiento sobre las cuatro operaciones básicas y  poseer un certificado de salud compatible con la actividad.

El aplicador que cumple con este procedimiento podrá solicitar la credencial tipo carné ante la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal (DNSV), documento que tendrá una vigencia de cinco años.

Entre los temas abordados destacan: Generalidades de los Plaguicidas, Seguridad en la Manipulación y uso de los Plaguicidas, Control de Plagas, plaguicidas y vida silvestre, Contaminación de los alimentos y caso de atrazina en Panamá, como ejemplo de persistencia y contaminación.

En esta actividad se contó además con la participación del Ministerio de Salud con temas que tienen que ver con protección y riesgo a la salud humana y  el Ministerio de Ambiente  con impactos ambientales del uso de ciertos plaguicidas.