En Bocas del Toro MIDA realiza simulacro de plaga de los bananos


Evaluar la capacidad de gestión de recursos humanos, económicos, equipos, procedimientos de detección, diagnóstico y atención inmediata de un brote de plagas cuarentenarias (no detectadas en el país), es el objetivo de un simulacro para el control de un brote de la plaga fusarium oxysporum raza 4 tropical (Foc R4T) en el cultivo de bananos, que realizó el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), en la provincia de Bocas Del Toro.

En este evento participaron técnicos, productores nacionales, representantes de asociaciones de productores de plátano, instituciones de enseñanza agrícola e Investigación, estudiantes y empresas privadas dedicadas a la producción y exportación y compra de bananos.

La jornada se efectuó en la Finca bananera 76, sembrada con la variedad Williams, propiedad de COOBANA R.L., ubicada Changuinola y en el mismo se hicieron: Simulacro de detección y diagnóstico a nivel de campo y laboratorio y un simulacro del manejo de un brote de Fusarium raza 4.

La actividad es parte del trabajo de la Vigilancia Fitosanitaria y constituye una forma de control preventivo, dirigido a salvaguardar la condición fitosanitaria del país de “libre de esta plaga” que de ser detectada, poder confinarla en un área específica y evitar su propagación.

Durante la preparación y desarrollo de los simulacros se contó con la presencia de especialistas de la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal del MIDA y de la Organización Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) quienes brindaron apoyo técnico a fin de alcanzar los objetivos programados.

Cabe resaltar que en Panamá existe entre banano y plátano 16,500 hectáreas, más una proyección de 3,600 hectáreas adicionales en banano, lo que representa 615 millones de dólares al año.

El Foc R4T es un patógeno del suelo que ha infestado plantaciones de banano en Asia sudoriental y Pakistán, y fue señalado más recientemente en Jordania, Mozambique y Australia. Es una preocupación creciente para la industria, ya que coloniza, infecta y destruye las plantas de banano. Una vez la enfermedad se presente, no puede ser controlada por prácticas de cultivo tradicionales o químicas.

Las consecuencias sociales de la fusariosis pueden ser graves: el banano es una fuente importante de alimentación, salarios, empleos e ingresos para gobiernos en muchos países tropicales.