Colaboradores de Chiquita Panamá certificados como aplicadores terrestres de plaguicidas

La actividad bananera es fundamental en la economía de la provincia de Bocas del Toro y representa el principal rubro agrícola de exportación de Panamá por superficie. Los mercados europeos valoran la calidad de la fruta bocatoreña, no obstante, supervisan continuamente el cumplimiento de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) respecto al manejo de los plaguicidas en las plantaciones de banano.

El MIDA, a través de la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal por medio del proyecto de Implementación del Resuelto 042 , impulsa  el proyecto de certificación de aplicadores terrestres de plaguicidas a nivel nacional.

El Resuelto y manual de aplicaciones terrestres de plaguicidas (Resuelto N° DAL-042-ADM-2011 de 14 de septiembre de 2011)  señala que: “Todo aplicador de plaguicidas por vía terrestre en Panamá, para poder operar como tal, deberá estar certificado por la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal del MIDA”.

Para minimizar los daños a la salud pública y al medio ambiente, la  empresa Chiquita Panamá L.L.C. apoya   ofreciendo a su equipo de colaboradores mayormente vinculados a los posibles riesgos de exposición a plaguicidas, los conocimientos y la información confiable.

Para tal efecto Sanidad Vegetal organizó  para la empresa un total de  20 talleres teóricos – prácticos de 30 horas de duración cada uno, capacitando a unos 775 colaboradores, lo que  representó para la empresa bananera un costo total de B/. 95,960.50.

En estos eventos de certificación se han incluido aplicadores de plaguicidas y fertilizantes, mezcladores, diagnosticadores, embolsadores y personal de postcosecha de las plantas empacadoras de banano, recibiendo cada uno de ellos información especializada sobre propiedades de plaguicidas, riesgos a la salud pública y al ambiente, equipos de protección personal, selección de boquillas, calibración de equipos manuales y de motor de aplicación de plaguicidas, control de plagas, manejo integrado de plagas, entre otros.

Vivir en un ambiente más sano con menor carga de contaminantes ambientales en el agua, aire, suelo y alimentos y con una mínima incidencia de intoxicaciones en humanos por plaguicidas es la meta del marco regulador de esta iniciativa contemplado en el  Resuelto 042.